menu Home
Opinión

Los gestos de la política, que movieron la semana (por Julio Turcumán)

. | 22/05/2022
Julio Turcumán

Hace algunos años, cuando la política se hacía de otra forma, los dirigentes intentaban llenar de declaraciones los medios de comunicación tradicionales que luego se leían con lupa por interesados y ajenos. Todos le buscaban la quinta pata al gato: el tono, las formas, a quiénes se nombraba y a quiénes no, en qué momento ocurrían los dichos o en qué medios, todo tenía un porqué. Las conclusiones a partir de aquellas lecturas, cuya minuciosidad podría compararse sólo a investigaciones criminales, dominaban luego las decisiones de los despachos más encumbrados. Hoy las formas cambiaron, aunque no el fondo: lo que antes desnudaban las «letras de molde» como le gustaba decir a Cristina Fernández para referirse a los diarios impresos, se cambió ahora por una cuidada foto en Instagram, un texto en Facebook, un retuit y un video «cercano» o «desestructurado». Hoy los políticos prefieren aquellos canales donde nadie les cuestiona, como sí ocurre al charlar con un periodista en una entrevista con un diario, por ejemplo. Pero ese es otro debate. El fondo, antes y ahora, es la comunicación y, más aún, la política. Esta semana los sanjuaninos fuimos testigos de varios gestos políticos, protagonizados por oficialistas y opositores, que podrían interpretarse de distinta manera. La visita de Alberto Fernández a San Juan, las salidas políticas de Sergio Uñac a Buenos Aires y Mendoza, el debate en la Cámara de Diputados por una ley sobre regalías que desnudó un guiño opositor y la infrecuente búsqueda de ampliar Juntos por el Cambio que se conoció en estos días, pueden anotarse como señales a decodificar, para un lado o para el otro.

Pero vamos por partes. La llegada de Alberto a San Juan y el recibimiento con acto, casas, operativo y todo lo que se vio en Pocito y Rivadavia, debe ser leído bajo la firme certeza de que Uñac no va a rifarse la gestión. La fácil, con los cuestionamientos que tiene el Presidente y su escasa imagen positiva, hubiera sido esquivar la bala. Uñac pudo haber fabricado alguna excusa para no recibirlo, pero sabe que eso impactaría en la relación Nación/Provincia, y ese todavía es un noviazgo determinante para quienes vivimos a 1.200 kilómetros del puerto argentino más cercano. Tuvo sus frutos: el Presidente, según el Gobernador, le dio el OK para pelear por la famosa redistribución de los subsidios al transporte, que hoy benefician a un opositor como Horacio Rodríguez Larreta (CABA), pero también a un aliado filoso y difícil como Axel Kicillof (Buenos Aires). Uñac volvió a apostar y el viernes fue al acto a favor de Alberto que organizó el sindicalista Gerardo Martínez, de la UOCRA. No fue ningún otro Gobernador. El sanjuanino, como todos, vigila la voracidad del kirchnerismo, que parece dispuesto a ir por todo en 2023 sin reparar en la estabilidad con la que llegue la alianza gobernante ni el país. Tuvo razón. El vacío al Presidente fue evidente: pocos ministros, ningún otro Gobernador, ningún intendente y, en general, poca gente. Alberto es difícil de ayudar, también hay que decirlo: por la mañana del mismo día del acto, en una entrevista con el periodista Ernesto Tenembaum, Fernández habló del incremento de retenciones, que luego alguien tuvo que desmentir, y volvió a cargar contra la Corte Suprema de Justicia, punto de coincidencia con Cristina Fernández. El peronismo le está pidiendo al Presidente que aproveche el momento y elimine del mapa la centralidad del kirchnerismo. O, en sentido contrario, que no se pelee y que haga lo que la Vicepresidenta quiera, para llegar al menos con alguna chance electoral el año que viene. Si Alberto no se pelea ni vuelve a alinearse, hay derrota asegurada. Tiene que elegir. Esa falta de decisión, parece, fue el abono de las ausencias de su acto el viernes. No hay avenida del medio. Es con o sin ella y Alberto insiste en el medio. No se puede o, al menos, no es lo que le pide el peronismo.

Minería y política, un combo interesante

La historia es más o menos así. Casi todos los diputados de Juntos por el Cambio que trataron el proyecto de modificación de regalías rechazaron esa iniciativa en comisión, pero a la hora de votar en el recinto se abstuvieron. El rechazo al proyecto vino de los diputados de la familia Gioja más Graciela Seva y los dos del bloque del Este. Es más, alguien planteó que la abstención pedida por el macrismo debía ocurrir con el OK de todo el cuerpo, pero un gesto del Vicegobernador encolumnó la tropa y la abstención quedó firme. Al menos, raro. Sólo 5 en contra, 3 abstenciones y la llamativa actitud del presidente del Pro, Enzo Cornejo, quien aprobó en comisión y luego se retiró del recinto para no estar en la votación. ¿Se rompió el acuerdo Uñac-Gioja? ¿La familia Gioja ya no cuenta con el apoyo del macrismo para hacer daño en la Legislatura? Mucha gestualidad, pocas certezas. Futuro abierto.

Uñac en Mendoza

El Gobernador estuvo entre los disertantes del encuentro organizado por el peronismo para hablar de futuro. Sirvió para la candidatura a gobernadora de Mendoza de la senadora ultra K, Anabel Fernández Sagasti. La idea, según los organizadores, era escuchar a dirigentes de las distintas variantes del Frente de Todos. Llamó la atención la presencia del exgobernador salteño Juan Manuel Urtubey, enfrentado con el kirchnerismo, y del ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, el nuevo supuesto candidato de Cristina a la Presidencia el año que viene. Es decir, Uñac, en 48 horas, estuvo con Alberto y con gente de Cristina. Se mostró en ambos lugares. No fue central en ninguno, pero todos destacaron que tiene puentes en ambos lados de la costanera. No todos pueden hacerlo. Gestos manifiestos del mandatario sanjuanino que, parece, empieza a apretar el acelerador en su carrera nacional. Es terreno fangoso, por eso los cuidados que va teniendo en el camino. ¿Tendrá posibilidades? Mientras más complicado el terreno, mejor para él, dicen en su entorno.

 

La unión de la oposición sanjuanina

Trascendió que el intendente de Rivadavia, Fabián Martín, hizo migas y trata de llevar a Juntos a la Coalición Cívica, un conjunto de dirigentes sanjuaninos que aún no tienen siquiera partido conformado, pero que cuentan con el OK de algún que otro líder nacional. Martín dijo que la idea es llegar con un frente más amplio para las elecciones del año que viene. Todos saben que eso es difícil, luego de la irrupción de Javier Milei en la política argentina. De todas formas, es interesante observar el accionar de Martín, quien está recorriendo la provincia y atando acuerdos, supuestamente con la venía de su líder, Marcelo Orrego. Hay quienes dicen que el diputado Sergio Miodowsky es motivo de pelea entre ambos. Martín lo quiere para sucederlo, no así Orrego. También aseguran que Rivadavia no es como el resto de los departamentos y que los votos allí no son solamente del diputado nacional. También en Capital pasa lo mismo. Los partidos con trayectoria, como Actuar o Dignidad Ciudadana, aseguran que tienen con qué defenderse para enfrentar al peronismo e, incluso, se animan a decir que los votos tampoco le pertenecen a Orrego, algo que los separa ante una negociación sobre candidaturas. Orrego dejó que Susana Laciar salga a captar la atención, pero le respondieron con la misma acción Gustavo Usín (Actuar) y Gustavo Fernández (Dignidad Ciudadana). Ninguno se quedó en casa. Gestos interesantes.

Redes

Written by .





  • play_circle_filled

    Radio Heaven OnLine
    En Vivo

play_arrow skip_previous skip_next volume_down
playlist_play